La radio: una caja sonora que aman los colombianos

por Clarisa Chaves Solano*

Un parloteo incesante en la copa de un árbol frondoso. El carretero gritando que recoge materiales de reciclaje. Una onda sonora, suave, desde la ventana de un apartamento. Todo un musical marca cómo la tarde cae en la ciudad. Mientras se aprecia el entorno, en silencio, respiro para no desentonar con la orquesta natural. Así mismo, es la radio, la música, la voz, los efectos y el silencio, cuatro elementos básicos de su cotidiana existencia.

Según López-Vigil, en su texto Manual urgente para radialistas apasionados, los objetivos de estos espacios de comunicación se delimitan:

Una radio promueve la participación de los ciudadanos y defiende sus intereses; cuando responde a los gustos de la mayoría y hace del buen humor y la esperanza su primera propuesta; cuando informa verazmente; cuando ayuda a resolver los mil y un problemas de la vida cotidiana; cuando en sus programas se debaten todas las ideas y se respetan todas las opiniones; cuando se estimula la diversidad cultural y no la homogenización mercantil; cuando la mujer protagoniza la comunicación y no es una simple voz decorativa o un reclamo publicitario; cuando no se tolera ninguna dictadura, ni siquiera la musical impuesta por las disqueras; cuando la palabra de todos vuela sin discriminaciones ni censuras, ésa es una radio comunitaria. (2005, p. 332)

La radio es el medio de comunicación preferido por los colombianos. No porque lo diga la directora de Escenario Radio —emisora digital de la Universidad Santo Tomás que lleva 13 años de vida en la sede principal de Bogotá—, sino por los estudiosos en el área, como el radialista cubano López-Vigil, quien en un Facebook Live sobre las radios comunitarias y los medios alternativos y los retos que han enfrentado durante la pandemia, indicó que la participación es “el alma de la radio” (Prensa Comunitaria, 2020). Esta poesía reafirma el amor y la importancia del mundo sonoro. Como también opina Fabiola León (comunicación personal, 16 de julio de 2020), especialista en libertad de expresión y académica, “la radio sigue siendo en Colombia el medio con mayor presencia territorial, y en muchos lugares, el único por el que se informan pueblos y comunidades. El único que permite una participación, limitada, pero la permite”.

El diario vivir de los colombianos también expresa su relevancia y las cifras lo evidencian. Datexco realizó 500 encuestas en Bogotá, Medellín y Cali en el mes de abril del 2020, de las cuales concluyó que el 61.6 % de las personas referenciadas afirmaron que su consumo de radio incrementó durante la cuarentena. Para el 92 % de los oyentes la radio entretiene, distrae y divierte. Para más del 80 % le permite mantenerse informado y sentirse en compañía durante este tiempo. Los hogares de los oyentes encuestados están conformados en promedio por cuatro personas y el 50 % de estos acostumbra a escuchar radio 4.2 horas al día.

En ese mismo entorno de cuarentena, Escenario radio se adaptó y continuó emitiendo desde casa sus 45 programas, realizados por estudiantes, docentes, egresados y administrativos de la familia tomasina.

La Facultad de Comunicación Social para La Paz junto al profesor Fernando Quiñónez (q. e. p. d.) lideraron el proyecto Escenario Radio en el 2007, un laboratorio para que estudiantes practicaran frente al micrófono. A partir de allí, la emisora ha sido un escenario de capacitaciones semestrales, actualización tecnológica, rotación humana y una “venta” de una pasión. Durante años, se ha incentivado al personal de las facultades, de las oficinas administrativas, de los estudiantes y egresados para que participen de manera activa, permanente y alegre en Escenario Radio. Hoy, son radialistas 68 estudiantes, 23 docentes, 3 egresados y 9 administrativos (ver figura 1).

Figura 1. Collage de foto de realizadores.

Nota: imagen realizada a partir de las emisiones en tiempos de virtualidad. Fuente: pieza de Escenario Radio.

Desde la emisora de la Santoto creemos en producir buenos programas con investigación, entrevistados relevantes y voces educadas para comunicar, informar, educar y entretener de manera adecuada.

La emisora académica está en la obligación de emitir programas de calidad, puesto que en un solo lugar se encuentra un mar de saberes interdisciplinarios y diferentes posiciones políticas, socioeconómicas y experiencias, las cuales pueden enriquecer el análisis discursivo y argumentativo de la opinión pública, los oyentes o ciberoyentes.

El reto está en creer que se pueden hacer buenos programas, si trabajamos en la preproducción, es decir, en la investigación sobre el tema a tratar en cada emisión, así como en la consecución de buenos entrevistadores, que no sean solo tomasinos, sino conocedores de los temas tratados, aunque se hallen en la Patagonia. Hoy la tecnología nos acerca a las personas y a sus conocimientos, por eso con una llamada se puede tener al interlocutor para ser entrevistado por un profesional, con un contexto, unas preguntas jerarquizadas, sin calificativos ni inducidas, las cuales motivan el análisis, la democratización del saber y promueven una opinión pública con capacidad de discernimiento. Entonces, el reto está en ese antes de la emisión, ya al aire entra en juego ese feeling con los oyentes, ese ánimo, esa fuerza, esa alegría que se le pone a la voz con dicción, es decir, matización pronunciación y vocalización adecuada.

Tabla 1. Despierta los músculos, calienta la voz. Habilidades radiales.


Fuente: ejercicio elaborado por la autora (2020).

La voz de cada realizador, miembro de la mesa de trabajo, pronuncia y se escucha como en el común de la gente y es la puerta de entrada a la casa, al oído y al corazón de cada oyente o ciberoyente. En el caso de Escenario Radio, las voces varían en edad, género y títulos universitarios, pero lo que las une es el amor y la entrega a la radio, esa caja sonora que tiene muchos adeptos en Colombia.

Sin embargo, el streaming y el podcast han dado una apertura a los oyentes que opinan, discrepan y esperan proyectos sonoros y radiales de calidad para participar de manera activa y enriquecer esos contenidos. Hoy más que nunca se cuenta con una retroalimentación del oyente al tiempo, tanto al momento de descargar un programa o podcast como en la emisión al aire que se ve apoyada o impulsada por la retransmisión en redes sociales como Facebook Live o segmentos audiovisuales cortos en Instagram o Twitter. Esta exposición digital y tecnológica masifica cada vez más los contenidos, pero también obliga a exigir seriedad, responsabilidad en la preproducción de cada emisión. Las herramientas y los espacios están a la mano, pero es el realizador tomasino de Escenario radio quien debe ser investigador, depurador de datos, entrevistador y analista para entregar, para informar, para comunicar y entretener a su audiencia. A final de este proceso, se prepara para el aterrizaje en la trasmedia, la cual potencializa los resultados de la emisión y los despliega en otras plataformas para más consumo, pero de otra manera.

Referencias
Cortázar, J. (2014). Historias de cronopios y de famas. Ministerio de educación. http://planlectura.educ.ar/wp-content/uploads/2016/01/Historias-de-cronopios-y-famas-fragmentos-Julio-Cort%C3%A1zar.pdf.
Datexco. (22 de abril de 2020). Tendencias de consumo de radio en cuarentena. Caracol Radio. https://impactotic.co/wp-content/uploads/2020/05/Consumo-de-Radio-Datexco-Abril-22-2020-PUBLICA.pdf
López-Vigil, J. (2005). Manual urgente para radialistas apasionados. Ediciones Paulinas.
Prensa Comunitaria. (2020, 16 de junio). Entrevista; José Ignacio López Vigil [Video]. https://www.facebook.com/Comunitaria.Prensa/videos/259322535504601/?v=259322535504601

*Clarisa Chaves Solano es comunicadora Social y periodista de la Universidad de la Sabana con un posgrado en Relaciones Internacionales por la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Dirigió hasta enero de 2021 la emisora digital institucional Escenario radio https://escenario.usta.edu.co. Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

DESCARGAR ARTÍCULO

Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la Universidad Santo Tomás.
Revista Sol de Aquino. ISSN 2744-8487 (En línea) Número 19 (enero-junio de 2021)

Author

Editor

Sol de Aquino

Es una publicación interdisciplinar de carácter divulgativo, que nace en el año 2003 y tiene como propósito visibilizar ante la comunidad tomasina y la población en general, las experiencias derivadas de las actividades universitarias de la USTA y ligadas a las reflexiones sobre Sociedad y Ambiente.

Leer más

Twitter feed

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…